Saltar al contenido
ABC Salud

Propiedades del Kéfir, el maná del caúcaso

Beneficios del kéfir

El kéfir  es un producto que se asemeja al yogurt. Su origen está en el Caúcaso, región compartida por Asia y Europa oriental. Es muy estimado por pueblos como el de los árabes o el de los turcos, siendo éstos últimos quienes lo bautizaron, usando su nombre tanto para un tipo de grano, formado por cultivos de levadura y bacterias, como para la bebida preparada en base a esos granos. Es el kéfir, descrito por los musulmanes como “un maná del cielo” con múltiples beneficios y propiedades curativas para la salud.

¿Qué es el Kéfir?

Kefir liquido

Es un alimento similar al yogurt, el cual se ingiere de forma líquida. A diferencia del yogurt, no necesariamente requiere de leche para su preparación, pues, incluso el agua puede servir para elaborarlo. Granos formados por cultivos de levadura y bacterias lácticas se fermentan con el líquido base, proceso que se puede realizar de manera casera, contando con la ayuda de utensilios de uso cotidiano, tales como los tarros o los coladores.

Los granos son similares en apariencia a un coliflor, aunque más blancos y gelatinosos, y a veces cristalinos, dependiendo de los tipos de kéfir que se prepare. Estos granos pueden conseguirse de manera natural, fermentando y cuajando leche de vaca o de cabra, no obstante, por lo general, son compartidos entre los amantes de este alimento, quienes pueden seguir utilizándolos para elaborar más bebidas, y además, multiplican la cantidad de granos o “nódulos” existentes. Sin embargo, es bueno acotar que existen compañías que los producen y los comercializan.

La bebida de kéfir no sólo es sabrosa y refrescante, sino que también contiene un alto nivel nutricional y hasta medicinal. Tiene propiedades que son beneficiosas para el organismo, puede servir para prevenir y hasta combatir enfermedades. Además, pese a su origen lácteo, puede ser consumida por quienes son intolerantes a la lactosa. No por casualidad su nombre de la palabra turca “keyif”, la cual se traduce como “sentirse bien”, aunque otros la traducen como “sabor agradable”.

Propiedades y beneficios del Kéfir

 1. Ayuda al tránsito intestinal

Es un alimento con alto valor nutricional. Contiene elementos como el calcio, el fósforo, el magnesio, hidratos de carbono así como también vitaminas y proteínas. En su conformación, hay más probióticos que en el yogurt. Ayuda a mantener el equilibrio de las bacterias intestinales, pero además, contribuye a eliminar dolencias como el síndrome de intestino irritable, la diarrea y diversas infecciones bacterianas, incluyendo complicaciones ocasionadas por la salmonella, o por bacterias de existencia común en el estómago humano, tales como la e.colli y la h.pylori.

Kéfir osteoporosis2. Fuente de calcio contra la osteoporosis

Al igual que otros alimentos lácteos, el kéfir contiene calcio, bastante útil para evitar  y combatir enfermedades como la osteoporosis, así como prevenir facturas. Otros males de la salud como las úlceras, el catarro, el asma, las alergias, la cistitis, así como problemas renales también pueden ser combatidos mediante la ingesta de dosis adecuadas.

3. Fuente de proteínas

El kéfir es además relevante por su contenido calórico, el cuál varía según el tipo. Quienes necesiten más calorías y proteínas en su organismo deben consumir preferiblemente kéfir de leche, pero las personas que quieren bajar de peso preferiblemente deben consumir la variedad del kéfir de agua, libre además de azúcares a pesar de su proceso de fabricación.

Adicionalmente, el kéfir contiene enzimas que contribuyen a la descomposición de la lactosa, razón por la cuál puede ser ingerida por quienes son intolerantes a la misma, razón por la cual puede ser consumida sin miedo por quienes son intolerantes a la misma. El Kéfir es un superalimento importante que puedes consumir diariamente, conoce que es la dieta flexitariana o flexitarianismo.

¿Cómo tomar kéfir?

Como cualquier bebida, puede ser ingerido en altas dosis, aunque siempre es bueno conocer el organismo de la persona que lo digiere. Puede por ejemplo, contribuir a la lucha contra  enfermedades estomacales, al mantener el equilibrio de las bacterias intestinales, pero en el caso de personas que no padezcan ese tipo de males, el consumo excesivo puede ocasionar gases molestos. Por lo general, el consumo promedio de un litro y medio diario está permitido, y es recomendado incluso como dosis para el tratamiento natural de enfermedades.

Cantidad de Kéfir recomendada

Hay que tomar en cuenta además, para quienes cuidan su peso, que a pesar de la cantidad de proteína, el kéfir es más un alimento que una bebida, y como alimento contiene además grasas, azúcares y proteínas. 100 gramos de este alimento contienen la misma cantidad de calorías que un plátano, pero hay que tomar en cuenta que una ración promedio oscila entre los 250 y los 500 gramos. Para quienes practican algún deporte, puede servir como suplemento dietético, pues, se ingieren proteínas y se queman grasas mediante el ejercicio.

Para tratar úlceras o leucemia, se recomienda la ingesta de un litro diario de la bebida,  por un tiempo mayor a dos meses. En el caso de la dermatitis, se puede aplicar sobre el área afectada, e igual se puede hacer con las alergias de la piel. El cátarro, las enfermedades renales, las úlceras y la cistitis pueden ser combatidos con la ingesta diaria de un litro hasta que desaparezcan los síntomas. No obstante, es recomendable compensarlo con la ayuda de un profesional de la medicina.

El kéfir puedes tomarlo solo o también utilizarlo para tus recetas favoritas. En esta página veras miles de recetas para consumir el kéfir, al ser un alimento versátil también puedes consumirlo con trozos de nuez y fruta, o también nuez moscada obtener los beneficios de ambos superalimentos.

¿Dónde conseguir Kéfir?

Como he mencionado anteriormente los granos de kéfir se múltiplican si los colocas en agua o en leche. Por tanto si consigues a alguien que utilice el kéfir podrá darte un nódulo y con eso tu puedes fermentarlo, preparar tus bebidas y además multiplicarlos para regalarlos a tu familia o amigos. Que pasa si no consigues los nódulos? también puedes comprarlos vía amazon.

Kéfir Mercadona

Actualmente existen bebidas de Kéfir ya comercializadas en supermercados de amplia gama como el mercadona. El de mercadona se llama Kéfir Natural Sabor Suave, cuesta aproximadamente 1,40 euros y es de 500g. Su información nutricional a continuación:

Kéfir MercadonaInformación nutricional por cada 100g

Valor energético (kcal): 74
Grasas (g): 4,2

De las cuales saturadas (g): 2,9

Hidratos de carbono (g): 5,1

De los cuales Azúcares (g): 2,3

Proteinas (g): 3,9
Sal (g): 0,8

Este yogurt de kéfir de mercadona puedes tomarlo solo o acompañado de alguna mermelada que te guste, o frutos secos.

E incluso también se consiguen los fermentos del kéfir para preparar tus yogures a base de este alimento. A continuación te muestro la variedad de productos que puedes conseguir el mercado:

22,95€
in stock
1 Nuevo Desde 22,95€
Amazon.es
22,95€
in stock
1 Nuevo Desde 22,95€
Amazon.es
6,99€
in stock
3 Nuevo Desde 6,99€
Amazon.es
6,99€
in stock
3 Nuevo Desde 6,99€
9 Usado Desde 28,00€
Amazon.es
Última actualización: diciembre 13, 2018 12:05 am

También puedes encontrar nódulos de kéfir de agua o de leche, a través de grupos de facebook.

 

Cómo preparar Kéfir

Kéfir de leche preparación

Elaborar los granos de kéfir, materia prima para elaborar el alimento líquido es un proceso similar al de la fermentación de otras bebidas, utilizando en éste caso leche no procesada ni deslactosada almacenada en barricas. La cual se fermenta y se cuaja. Se puede utilizar cualquier tipo de leche, pero en países como Turquía es común la ingesta de leche de cabra. De cualquier manera, este es un proceso que generalmente se realiza en las zonas rurales. Los gránulos de kéfir además, se multiplican y se comparten, llegando hasta las ciudades.

Originado en los países del Caúcaso, cuenta cada vez con más seguidores en todo el mundo. Personas que cuidan su salud, pero que también aman la buena mesa, comparten los gránulos gelatinosos de kéfir, los cuáles, al mezclarse con la leche, el azúcar o la miel, fermentan los azúcares,  originando una bebida de sabor ácido que a su vez, contribuyen a crear más granos.

Una vez obtenido los gránulos, lo ideal es mezclar una o dos cucharadas de los mismos con dos tazas de leche. Esto se realiza en un recipiente con tapa, dejando entre dos y tres centimetros libres, pues, durante la fermentación se da lugar a una presión de gas que aumenta a medida que sube la temperatura, lo cuál podría derivar en un estallido del frasco.

La mezcla se deja a temperatura ambiente en un tiempo de 12, 16 y hasta 48 horas. Es importante no utilizar envases o recipientes de aluminio para la preparación, pues, estos podrían transferir partículas nocivas, y por lo tanto, dañinas, para nuestro organismo. Si se desea una bebida más espesa, se puede espesar la bebida añadiendo alguna crema rica en grasa. Una vez hecha la bebida, se recomienda colar la misma, separándola de los gránulos de kéfir, los cuáles se podrán compartir y reutilizar.

Para conservar los gránulos de kéfir se aconseja secar los mismos,  extendiéndolos sobre un plato, con una servilleta de papel y dejándolos en un ambiente ventilado y seco. Como estos gránulos se adhieren al plato, es recomendable ir despegándolos con cuidado con el paso de los días. En el momento que los granos se sequen, éstos se verán cristalinos y perderán viscosidad. Se deben guardar en una bolsa de plástico o pote de cristal. También puede guardarse en el congelador.

Para volver a usar los granos es indispensable que recuperen su humedad. Para ello basta con mezclar este tipo de gránulos con agua a temperatura ambiente. Es importante añadir también que el uso de coladores o cucharones metálicos para separar la leche de los granos no tiene, contra la creencia de muchos, influencia negativa en la calidad de la bebida kífer. Su única influencia es facilitar el trabajo de colado.

Kéfir de Agua preparación

Propiedades del kéfir

Para el caso específico del kéfir de agua, el proceso de preparación es similar, sólo que en lugar de utilizar la leche, se utiliza agua, mezclada generalmente con azúcares, edulcorantes naturales como la stevia o la miel. En apariencia, los granos usados para elaborarlo son más cristalinos, de apariencia acaramelada. La bebida derivada de este proceso se asemeja más a un agua carbonatada que a un yogurt líquido. Es también beneficiosa para el organismo.

 

Kéfir de leche y Kéfir de agua

En la mayoría de los países, hablar de kéfir de leche y “kéfir” a secas equivale a hablar de lo mismo. No obstante, no son sinónimos, ya que también existe el kéfir de agua, más similar a una bebida gasificada. El sabor del producto de agua, por lo general, provee de azúcares utilizados en su preparación, sin descartar sabores naturales provenientes de la fructosa o la miel. El uso de frutas y esencias contribuye a cambiar su apariencia y su sabor. El uso de jugo de uva, por ejemplo, da como resultado una bebida similar al champagne.

Kéfir de agua

¿Cuál de las dos bebidas puede ser mejor? Si hablamos de sabor, todo depende del gusto de cada quién. Los amantes de bebidas más cremosas seguramente preferirán el creado con leche. Pero no necesariamente el kéfir de agua tiene que carecer de esa consistencia. Si se usa leche de soya o leche de arroz, que son de origen vegetal, se está realizando un kéfir de agua menos parecido a un refresco gaseoso. Es ideal para veganos. En el caso de la leche de soya hay mayor ingesta de proteínas, y si se necesitan carbohidratos, lo ideal es el kéfir de arroz.

Si hablamos de ambos tipos de bebida como alimento, los dos contienen nutrientes relevantes para nuestro organismo y además tienen propiedades médicas comprobadas. Pero es bueno acotar que, en el caso de las personas que estén haciendo una dieta especial para bajar de peso, es preferible ingerir kéfir de agua que de leche, ya que el primero contiene menos calorías.  En el caso del kéfir de agua se utiliza azúcar, sin que ello aumente su valor calórico, no obstante, ésta se puede remplazar por stevia.

Las variedades de kéfir realizadas con leche vegetal pueden ser una alternativa para quiénes quieren disminuir de peso sin cambiar drásticamente su dieta. Pero es bueno saber que el kéfir hecho con leche de arroz contiene más carbohidratos, y por ende más azúcares y calorías, siendo preferible el realizado con soya.  En general, dentro de la variedad “acuática” del kéfir, podemos ver que el más convencional contiene unas 20 calorías por gramo, cantidad que se eleva hasta 70 calorías si se prepara con leche vegetal.

Si se habla de la función de cada una como alimento y bebida, ambas variedades son refrescantes, no obstante, el kéfir de agua se asemeja más a un refresco,  el cual, a diferencia de las bebidas carbonatadas vendidas comercialmente, carece de azúcares que engordan, pues, han sido eliminados por sus enzimas. El kéfir de leche, por otra parte, es un alimento líquido que incluso puede ser consumido como una “comida rápida”, apta para desayunos o cenas ligeras, garantizando la digestión de vitaminas, minerales y proteínas.

Ambas vertientes de la bebida kéfir contienen propiedades probióticas, es decir, contienen bacterias o microbios saludables para nuestro organismo. Aparte de lo beneficioso que resultan para las enfermedades estomacales, también funcionan como complemento a tratamientos médicos basados en el uso de antibióticos, pues, por lo general, éstos debilitan la flora intestinal.

Ambas variantes, como todo alimento o bebida, tienen sus ventajas y desventajas. En general, sin importar el tipo de kéfir que se consuma, es interesante la hermandad desarrollada entre los amantes de la bebida, quienes incluso se organizan a través de comunidades online para compartir los granos necesarios en la preparación de ambos tipos de kéfir. A pesar de la industrialización de esos gránulos, miles de personas son partidarias de compartir, sin comprar ni vender, estableciendo vínculos entre ellas mismas. Un vínculo afectivo que va más allá de la afición.

Contraindicaciones del Kéfir

Estómagos sensibles

Debido a que el kéfir es alimento con múltiples bacterias producto de la fermentación láctica, esta sustancia puede afectar a aquellas personas que tengan un estómago sensible, causándoles diarrea, malestar estomacal o hinchazón abdominal. En estos casos, se recomienda dejar de consumir inmediatamente el producto.

Casos de Candidiasis

Al contener gran cantidad de probióticos, este producto puede ser contraindicado para personas que hayan sufrido anteriormente candidiasis o alguna enfermedad infecciosa asociada a hongos y levaduras. Por lo que es recomendale consultar al médico antes de consumir este producto si has sufrido este tipo de infecciones.

 

 

Aquí tenemos un video donde explica las propiedades de este alimento:

También te puede interesar:

[Total:24    Promedio:2.9/5]